Entrevista Equality: Hay que tratar el sexo como un valor no como un problema

Publicado por / en Porno para mujeres, Preguntas sexuales, Todos los post / 0Comentario

Entrevista Equality: Hay que tratar el sexo como un valor no como un problema

 

Cristina Callao Rodríguez, psicóloga especializada en Educación Afectivo- Sexual, Crecimiento Erótico y Terapia de Pareja.

Tengo 30 años. Vivo en Vilafranca del Penedès (Barcelona). Amo mi profesión, es una extensión de mi persona y el mensaje que procuro hacer llegar a todas las personas es que la sexualidad es una cualidad intrínseca de todo ser humano y que una buena autoestima, es el cimiento de una vida feliz.

Soy partidaria de fomentar la Educación Sexual y no la salud sexual: Tratar el sexo como un valor y no como un problema”

 

¿En qué consiste tu trabajo?

Como psicóloga especializada en educación afectiva-sexual trabajo con aquellas personas que presentan una dificultad en sus relaciones afectivas y/o sexuales, para poder capacitarlos de herramientas y estrategias que les ayuden a entender y vivir una sexualidad sin sesgos. Una parte muy importante de mi trabajo consiste en divulgar el hecho de que somos personas sexuadas desde antes de nacer y que, justamente por eso, merecemos vivir nuestra sexualidad de una manera placentera y libre de mitos, miedos y estereotipos.

 

¿Qué es lo primero que le dices en tu consulta?

 Mi premisa general es que las personas entendamos que, para poder relacionarnos de manera satisfactoria con nuestro entorno a nivel afectivo y sexual es necesario fomentar una buena autoestima como base y cimiento de cualquier relación, incluida con nuestra persona. En materia de relaciones afectivas y sexualidad seguimos pensando que los cuentos de príncipes y princesas son el modelo de amor romántico. No nos damos cuenta de que estas fábulas son dañinas, potencian de todo menos nuestra autonomía como individuo.

 

Amor romántico montado a caballo que rescata a una delicada princesa….

¡Exacto! En estos cuentos el papel de la mujer es sumiso e ingenuo, a la espera de que el príncipe azul la rescate y solucione la vida. Nos han contado durante mucho tiempo un cuento donde existe una princesa incapaz de poder salvarse sola y con una única cualidad, su belleza. El príncipe, por lo contrario, es un persona valeroso, que no le teme a nada y por amor, cruza mares y montañas para salvar a una princesa, a quien no conoce de nada, de las garras de un temible dragón. Estas historias que configuran un estereotipo muy sesgado con el que podemos hacer un paralelismo con lo que se espera en nuestra vida, incluida en las relaciones de pareja y la sexualidad. Para mejorar y crear relaciones afectivas sanas debemos cambiar estos patrones y fomentar más educación sexual sin roles de género desde una perspectiva didáctica y lúdica, no solo preventiva.

 

Empezando por más salud sexual….

 Salud es una palabra clínica (médica), y la sexualidad está compuesta por diferentes áreas: la biológica, psicológica y la social o cultural. Cuando hablamos de salud sexual, a mi entender, nos estamos refiriendo a la prevención de riesgos, contagios, embarazo y a hacer un poquito de didáctica. Yo soy partidaria de fomentar la Educación Sexual, que significa transmitir valores que comprendan toda la esfera bio-psico-social de la persona y/o personas. Tratar el sexo como un valor y no como un problema. En el caso de la “salud sexual” suele tener un cierto discurso alarmista. Por tanto, la Educación Sexual, es una propuesta educativa que debe incluir todos los elementos de la sexualidad humana: el cuerpo, los sentimientos, las emociones, las actitudes, los valores sociales, el placer y los derechos humanos asociados a la sexualidad.

 

¿Se imparte la asignatura de Educación Sexual?

Cada vez son más los centros educativos que procuran contratar talleres de sexualidad, pero la realidad queda muy lejos de valorarla como una asignatura troncal para el desarrollo vital de la persona y, la verdad, es que llegamos tarde. Como profesional imparto talleres, pero la mayoría de los que he realizado han sido en la secundaria, periodo donde los chicos y chicas ya se han construido un modelo propio de sexualidad con todos los inputs que han ido recibiendo a lo largo de su vida: televisión, internet, anécdotas de compañeros/as más mayores y, en poquísimos casos, también de sus padres y centros educativos.

 

¿Estos chicos y chicas adolescentes comparten el mismo modelo de sexualidad?

Son dispares, aunque los resultados son los mismos. Me explico, los códigos que aprendemos a lo largo de la vida son diferentes según tu sexo y tu género, pero acaban por provocar los mismos síntomas: ansiedad, estrés, malestar, inseguridad, baja autoestima, poca conciencia del placer, expectativas irreales y muy poco autoconocimiento. Crecemos bajo modelos polarizados, tanto de cuerpos, de identidad, de orientación sexual, etc. Esto hace difícil entender que la diversidad, es de lo más normal. Nos cuesta aceptarnos como lo que somos: personas únicas. Tenemos la tendencia de compararnos con estándares de belleza irreales y nuestra guía e instructor sexual, sigue siendo para muchos, la pornografía mainstrem.

 

Tenemos relegado el paper de educador sexual a la pornografía mainstrem. ¿Cuál es el resultado?

 Se crean mitos y aquí nadie se libra…

 

Sobre la sexualidad del hombre… ¿qué mitos más escuchas en tu consulta y talleres?

  • Si no “CUMPLO” en la cama, no soy un hombre.
  • El hombre siempre está dispuesto y desea llevar a cabo interacciones sexuales.
  • Un pene pequeño en especial si sigue resultando pequeño tras la erección, no será capaz de proporcionar placer a la mujer. Son necesarios penes cuando más grandes mejor.
  • El sexo sólo debe suceder por iniciativa del hombre.
  • Practicar el coito anal es indicio de tendencias homosexuales en el hombre.

Y ¿sobre la sexualidad de la mujer?

  • El único órgano sexual de la mujer es la vagina (obviando el clítoris).
  • Cualquier mujer que lleva la iniciativa en las relaciones sexuales o en el sexo en general es considerada inmoral.
  • El sexo es malo, es una obligación y sólo consiste en que el hombre se desahogue.
  • Que una mujer tenga más deseo sexual que un hombre, es indicador de promiscuidad.
  • El sexo sólo sirve para tener hijos, no para disfrutar.

Aún nos quedan barreras y estereotipos que romper…

 Sí, pero para empezar, lo más importante es tener una buena relación con uno/a mismo/a. Entender la diversidad y ser capaces de vivir felizmente con las diferencias que poseemos. Mediante el autoconocimiento podemos tener una relación satisfactoria con terceros. Pero si no sabemos cuáles son nuestras zonas de placer, qué nos gusta y cómo, difícilmente podremos disfrutar y mucho menos comunicárselo a mi amante. Y no volver a leer más el cuento del príncipe que rescata a princesas indefensas. Es necesario entender que somos personas enteras y que no necesitamos, medias mitades, ni una relación de pareja que nos complemente en aquello que nos “falta”. Por eso del mito de “la media naranja”… No hay que aceptar migajas, no somos hormigas, somos personas.

Redacción EqualitySEX

Más info sobre Cristina en su web y perfiles de RRSS www.cristinacallao.es

 

 

 

 

 

 

 

About the author

EqualitySEX

Website:

Artículos Relacionados

Las claves para hacer masajes eróticos

Los masajes eróticos son una fantástica manera de relajar y...

5 falsos mitos sobre la sexualidad

En la publicación de hoy desmontamos 5 mitos sobre la...

Top Porn: Mejores películas eróticas de porno feminista

En este artículo encontrarás las mejores referencias de portales online...

Deja tu comentario