Entrevista Equality: Propongo que cada persona sea directora de su propia película de porno feminista

Publicado por / en Porno para mujeres, Preguntas sexuales, Todos los post / 0Comentario

Entrevista Equality: Propongo que cada persona sea directora de su propia película de porno feminista

 

María Torre, sexbloggera en ArsEroticas y periodista especializada en Sexualidad y Género.

Tengo 29 años, vivo en Bilbao. Imparto talleres de porno feminista. Cuando pronuncias la palabra porno a la gente se le salen los ojos de las órbitas porque automáticamente piensan en algo sucio. Desde mis redes defiendo una erótica feminista y más sexual.

 

 

“Animo a todo el mundo a crear su propia película como herramienta de autoconocimiento de sus deseos y  para darse cuenta de lo sexy, deseable y deseante que es.”

¿Vivimos en una sociedad hipersexualizada?

Sí, la publicidad de la mayoría de los productos recurre a algo sexual para atraer la atención. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado con lo que publicamos en las redes sociales porque es sensible de ser denunciado o eliminado. Enseñar pechos en la televisión para vender un producto de limpieza está bien, pero enseñarlos para dar de comer a un bebé no. El sexo es bueno para bailar, para ligar, para vender y comprar, pero no para la realidad. La música es sexual, el cine es sexual, la publicidad es sexual, hasta la política es sexual, pero el sexo no es nada sexual. Por ejemplo, se presume ante las redes sociales de lo sexy que somos pero luego no sabemos cómo es el clítoris. Nos enseñan a tener tanto miedo a los embarazos no deseados y a las ETS que imitamos lo poco que nos enseñan, sexo para reproducirnos, y lo demás lo dejamos para parecer y no ser. Es la doble cara de una sociedad hipersexualizada.

¿El porno tampoco es sexual?

Hay muchos tipos de porno, así que, en mi opinión, no se puede generalizar. Si me preguntas por el mainstream, creo que está cambiando. A nivel de produccion se han dado cuenta de que el público exige una actualización de la escena. El porno ya no es lo que era. Ahora es un escaparate donde se representa el deseo. Todo depende de qué película veamos, si entramos en el primer resultado del buscador probablemente no sea la película más cuidada del mundo… Pero, ¿te has dado cuenta que incluso ha cambiado la decoración? Ahora, además del sexo, el entorno ha cobrado mucha importancia. Se ha sustituido lo cutre y los colores oscuros por la madera de pino y la luz blanca. Esto no quiere decir que no se haya cambiado el argumentario principal. Se siguen haciendo películas que graban la penetración como el sumun del sexo, mostrando siempre el mayor número de orificios posibles y ya está.

 

Continua siendo el porno mainstream machista…

Sí. Aunque desde los años 80 hay un movimiento por reflejar los deseos de las mujeres en el porno, no podemos olvidar que la educación recibida y la sociedad que nos rodea es machista. En un entorno machista, ¿cómo conseguir un producto que no lo sea? Luchamos, lo intentamos, pero algo queda. Pero me quedo con las ganas de combatirlo e ir rompiéndolo poco a poco. Aún en algunas películas de porno feminista encuentro gestos y actitudes que no me gustan y que creo que reflejan esa herencia que no terminamos de quitarnos. Si esto sucede en las producciones que se cuestionan qué transmiten a través de la pantalla, imagínate cómo es en el porno tradicional.

 

Y aquí entra el porno feminista para cambiar el punto de enfoque …

El porno feminista parece algo nuevo, pero no lo es. Podemos asemejarlo a las copas menstruales, creemos que lo acabamos de descubrir y existen desde los años 30. Poco después del gran boom del porno en general las propias trabajadoras se dieron cuenta de que lo que hacían no las representaba y muchas de ellas decidieron tomar las riendas y crear sus propias películas, tanto delante como detrás de las cámaras. Detras hay mucho trabajo y lucha por que todo el mundo que trabaje lo haga de manera digna y acorde con su esfuerzo.  De forma muy resumida podríamos decir que éste es el principio del porno feminista. A partir de aquí, se abre un abanico inmenso de posibilidades, como por ejemplo representar a todos los cuerpos, sexualidades y maneras de desear.

 

El porno es un arma de doble filo que no nos enseñan a utilizar.

Puede ser una herramienta muy buena para trabajar el deseo en la pareja, pero si lo vemos de una forma plana, no sirve de nada. Y esto es lo que ocurre cuando empezamos a ver porno en la adolescencia o antes. Vemos penes grandes y muy duros, vulvas y vaginas sin nada de vello púbico y unos encuentros en los que prima la ruleta rusa del sexo: sexo oral, penetración vaginal, penetración anal, de nuevo vaginal, gritos de ella y semen de él esparcido por alguna parte del cuerpo de ella. Fin. Y creemos que así es el sexo. Penetraciones varias, mecánica pura, bigénero y “perfección”. Luego tenemos los primeros encuentros y se repiten unos patrones.  Por eso creo que el porno puede ser de ayuda, pero sabiendo qué películas elegir y viéndolas desde una mirada crítica y abierta.

 

Con esta mirada crítica impartes talleres de porno feminista, ¿en qué consisten exactamente?

Cuando pronuncias la palabra porno a la gente se le salen los ojos de las órbitas porque automáticamente piensan en algo sucio, guarro y que debe quedarse en la intimidad. Y cuando digo intimidad, quiero decir individual, porque lo de compartirlo con la pareja es un tema aparte. Por eso quise abrir este espacio, porque es algo que la mayoría de las personas hacemos y no hablamos de ello.

Es un taller donde hablamos de qué es el porno, cómo nos repercute en nuestras vidas sexuales y cómo nos hace sentir. Hacemos un repaso por la historia y vamos directamente a ver el porno contemporáneo feminista. Dónde encontrarlo, qué ver según gustos y finalmente ¡hacemos un guión!

No creo que debamos decir “es que eso es una película, es ficción. Yo no puedo hacerlo en casa”  Para mi si no rompemos la ficción y nos nos montamos nuestras películas, la vida sería demasiado plana. Mi propuesta anima a que todo el mundo puede crear su propia película para darse cuenta de lo sexy, deseable y deseante que es. Si tus deseos y sexualidades no se representan en el porno, háztelo tú.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

About the author

EqualitySEX

Website:

Artículos Relacionados

El sexo provoca que las personas liberen endorfinas y eso hace que sientas que puedes comerte el mundo

 Melanie Quintana Molero Periodista y Sexóloga, aunque no precisamente en...

Tienen la misma capacidad de llegar al orgasmo una mujer de 25 que de 90 años. ¡El clítoris no envejece!

ENTREVISTA   Lara Avargues Martínez, psicóloga especializada en sexología clínica...

Aclarando conceptos: clítoris, punto G de la mujer y otros mitos

Cómo es y dónde se encuentra el clítoris El clítoris...

Deja tu comentario